miércoles, 30 de mayo de 2012

Células fotovoltaicas en los smartphones


cambridge - movil solar

Hoy en día estamos acostumbrados a llevar a cualquier parte dispositivos electrónicos que gozan de cierta autonomía gracias a las baterías que llevan y que, claro está, solemos cargar con energía eléctrica antes de salir. La verdad es que es un fastidio quedarse sin batería, por ejemplo, en nuestro móvil y no poder cargarlo bien porque no exista un enchufe cerca o, simplemente, no dispongamos del cargador; una limitación que en la Universidad de Cambridge se han propuesto eliminar al añadir células fotovoltaicas a los smartphones para poder cargarlos con la luz solar o con la luz de una habitación.

¿Células fotovoltaicas? La idea es bastante curiosa puesto que en vez de emplazar estas células solares en la carcasa del dispositivo (algo que afectaría sensiblemente a su diseño y a la estética), estos investigadores trabajan en su integración dentro de las pantallas OLED de manera que la propia luz ambiente de una habitación o la luz del Sol al incidir sobre la pantalla sea captada y sirva para alimentar el terminal o iluminar la pantalla.

Gracias a este “reciclaje lumínico”, el smartphone espaciaría mucho más en el tiempo la necesidad de ser enchufado a un cargador a la red eléctrica puesto que gran parte de la energía consumida provendría de las células fotovoltaicas.

Según el equipo de Cambridge solamente el 36% de la luz producida por una pantalla OLED se proyecta hacia el exterior y el 64% restante se pierde por los bordes así que los investigadores han trabajado en una solución que también aprovecha esta luz perdida para reciclarla, gracias a células fotovoltaicas que se emplazan detrás de la pantalla y en los bordes para captar las pérdidas. Además, diseñaron unos transitores realizados en una película muy delgada para que sirvan de estabilizadores de la corriente generada y eviten que la batería del terminal sufra con las fluctuaciones de voltaje algo que sumado a un condensador realizado también en una película delgada haría las veces de acumulador de energía.

El resultado final es un sistema capaz de ahorrar mucha energía de la batería del smartphone si bien aún no es posible decirle adiós al cargador aunque sí que es cierto que se disminuye la frecuencia de carga del terminal. Para el equipo este es un primer paso y, para nada, significa el fin de la investigación puesto que quieren mejorar la eficiencia energética del sistema y, con tal fin, quieren añadir otros sistemas basados en MEMS que capturen el movimiento del terminal y también transformen estas vibraciones o movimientos en energía eléctrica que sirva para alimentar el smartphone.

Via | alt1040
Publicar un comentario