miércoles, 5 de diciembre de 2012

Investigadores plantean un modelo de Wi-Fi en la banda UHF


Si suele haber un punto en común en la mayoría de eventos que se celebran es que la conexión Wi-Fi suele fallar (sobre todo, al inicio, justo cuando desembarca el aluvión de asistentes). Las redes Wi-Fi nos han dotado mucha flexibilidad tanto en hogares como oficinas y, de hecho, gracias a los hotspots que ofrecen algunos establecimientos, podemos tomar un café y trabajar como si estuviésemos en la oficina y están tan extendidas en uso que, a veces, las interferencias que provocan otras redes vecinas pueden ocasionarnos algún que otro dolor de cabeza. De hecho, en la banda ISM (2,4 GHz) además de las señales Wi-Fi podemos encontrar señales de Bluetooth y aunque la banda de 5 GHz también se puede usar en comunicaciones Wi-Fi, cuanto mayor es la frecuencia mayor es la atenuación que sufre la señal al propagarse y pasar por obstáculos (por ejemplo, una pared).



Con la idea de optimizar el uso del espectro y, de paso, trabajar en un nuevo estándar de comunicaciones inalámbricas con la que poder aumentar la tasa de transmisión y la cobertura, un equipo de investigación del departamento de Ingeniería Eléctrica y de Computación de la Universidad de Wisconsin-Madison está planteando un modelo que pretende reaprovechar bandas de frecuencia sin uso en UHF, concretamente en la banda de 180 MHz.

La banda de UHF, que se usa para señales de radio digital y televisión, tiene reservadas unas franjas de espectro de separación entre canales para evitar la interferencia de señales y no solaparse con otras emisiones o, por ejemplo, con dispositivos que funcionan a esa frecuencia como algunos micrófonos inalámbricos. Este “espacio en blanco” es, precisamente, el que plantean reaprovechar desde el equipo del Profesor Parmesh Ramanathan.

¿Y cómo pueden mejorar las comunicaciones de datos en la banda de los 180 MHz? Para empezar, el ancho de banda es 5 veces mayor que en los canales Wi-Fi convencionales, por lo que la tasa de información a enviar podría aumentar sensiblemente pero, lo más importante, es que la banda UHF permitiría ampliar enormemente la cobertura de este tipo de redes porque la atenuación de la señal es menor que en la banda de los GHz:

Las señales de TV se propagan bien a través de las paredes […] Cuando mayor es la frecuencia menor es la propagación de la señal

De todas formas, este tipo de planteamientos teóricos no es nada sencillo de llevar a la práctica puesto que requiere de nuevas regulaciones que permitan liberar estos canales de guardia que actualmente están sin uso y, precisamente, este tipo de movimientos no son algo rápido (suelen pasar por organismos como la ITU, ETSI, la implicación de los fabricantes, etc). Aún así, el equipo de investigación está analizando hasta la tecnología que podrían utilizar para llevar este nuevo estándar de comunicación a la práctica y hasta se plantean la reutilización de frecuencias o la asignación bajo demanda de bandas de frecuencia:

Todo esto es un avance de cómo va a cambiar la forma en la que gestionamos el espectro […] Los operadores de telefonía móvil podrían usar bandas de frecuencias de manera temporal, por ejemplo, para un evento concreto y, una vez finalice éste, los mismos canales podrían reutilizarse por los equipos de emergencia o las fuerzas de seguridad

Quizás este tipo de ideas no lleguen a ponerse en práctica y queden como una investigación teórica pero, seguramente, un buen número de asignaciones de frecuencia que se realizaron hace 20 o 30 años podrían revisarse para optimizar el uso del espectro electromagnético y dar pie a nuevos servicios (aunque, a veces, este tipo de movimientos implique tener que realizar ajustes en los sistemas de recepción de los usuarios).

Via | alt1040
Publicar un comentario en la entrada