miércoles, 15 de diciembre de 2010

Comienzan las pruebas de Sartre, conducción autónoma de coches en autovía


Gran cantidad de vehículos circulan por las carreteras de todo el mundo a diario, la mayoría haciendo pequeños recorridos para ir a sus puestos de trabajo y otros haciendo trayectos de grandes distancias. Para estos hace tiempo que se está trabajando en un sistema llamado Sartre, el cual tiene como objetivo mejorar la circulación por las autovías en diferentes aspectos, como puede ser la mejorar de los atascos en las carreteras, la reducción de accidentes y de emisiones, así como mejorar el tráfico y de permitir un descanso al conductor.

Se le ha llamado coloquialmente como el tren de carretera porque su funcionamiento es similar al de un tren. Estaría formado por un convoy en el que en primer lugar habría un camión (o cualquier otro tipo de vehículo destinado a ello) que haría de guía al resto de vehículos. Los conductores que circulen por la carretera pueden entrar y salir de este convoy cuando quieran y mientras estén dentro el coche circulará sólo siguiendo gracias al sistema automatizado que forma parte de este tren de coches.


Este sistema está siendo impulsado por varias marcas, siendo la más conocida Volvo y después de casi un año de pruebas en laboratorio y simuladores este mes de diciembre se comenzarán a hacer las primeras pruebas sobre carretera. Hasta ahora se han realizado diferentes test en simuladores en España, donde se ha podido ver las reacciones de los conductores en diferentes tipos de situaciones a la hora de hacer uso de este tren de carretera.

Una vez completada esta primera fase de un desarrollo en diciembre se comenzarán a hacer pruebas con convoys de dos coches y para 2011 o 2012 hacer pruebas de hasta cinco vehículos. Porque el gran hándicap que tiene esta tecnología es el sistema qué hace posible que el coche circule sólo siguiendo el ritmo del coche guía.


Los coches tendrían que estar preparados para poder incorporarse a este convoy, tanto a nivel de software como de hardware. El vehículo tiene que tener un dispositivo capaz de recibir las instrucciones que mande el coche guía y a su vez tiene que poder replicar esa información al resto de coche que circulen detrás. Además también tiene que contar con los dispositivos necesarios que le permitan seguir el carril, manteniendo la distancia de seguridad sin provocar ningún tipo de incidente.

Así mismo probablemente los conductores que quieran usar este sistema deban recibir algún tipo de formación sobre cómo han de incorporarse y salir de este convoy para evitar que haya una desconexión en la transmisión de datos con los coches que nos siguen. Pero independientemente de todo esto, la idea es bastante buena ya que nos permitiría en viajes largos descansar durante un tiempo sin necesidad de parar, ahorrándonos algo de tiempo durante el trayecto.

Quedará por ver si el sistema será completamente seguro, porque situaciones imprevistas siempre se pueden dar y en esas el conductor tiene que entrar a actuar. Pero si en otras investigaciones como las que están haciendo en Google o en Alemania han sido capaces de que los coches circulen solos, no cabe duda de que si el sistema es bueno y contempla muchas de las situaciones se podría poner en práctica en un plazo más corto que el de los coches completamente autónomos.

Via | alt1040
Publicar un comentario en la entrada